P.N Tanjung Puting (Kalimantán)

Esta semana último post de Indonesia. Además, con un broche final de lujo: Borneo, Kalimantán, Tanjung Puting… el nombre, en este caso, es lo de menos.  Lo importante es que no dejéis de añadir este lugar en vuestros itinerarios.

En esta última etapa de nuestro viaje nos esperaban 3 maravillosos días que nunca olvidaríamos.

Vivimos una experiencia única junto con una gran familia que formamos allí: Ary (nuestro guía), la tripulación (su familia de verdad) y, los turistas españoles que viajábamos en cada uno de sus 3 barcos (Nosotros 4 en el más grande, Carmen e Isa en otro más pequeño, Bea y el “pequeño” Adrián en el más antiguo)

IMG-20160713-WA0053

Aquí os dejo los datos de nuestro guía. Totalmente recomendable. Es algo más barato que el resto (Jenie, Toris…) y, además, habla bastante español.

Ary Widy Tours
Email: arywidy27 @ gmail.com
Tlf (Whatsapp): +62 813 47 66 99 56

BARCO ARY

Una cosa que me parece interesante comentaros, es que una vez allí descubrí que hay barcos grandes, de 10 o más personas que llevan y traen a los turistas simplemente hasta la primera plataforma, así como lanchas rápidas, para 2 ó 4 pasajeros, que hacen lo mismo. Lo cual, en caso de no disponer de tiempo me parece una buena alternativa. Lo que ya desconozco es el precio ni con quien se puede contactar.

Día 17:
Aterrizamos en el pequeño, pero abarrotado aeropuerto de PKN Iskandar, a las 9:25 de la mañana (Vuelo con Kalstar IDR1.150.200 por persona)

Apenas una hora más tarde, estábamos en el barco que sería nuestra casa durante los próximos días.

Nos llevamos una grata sorpresa al comprobar que, efectivamente, el barco era suficientemente grande (sin problema cabíamos los cuatro y nuestro equipaje. Tras algunos comentarios en el foro de Los Viajeros, las dudas al respecto se habían apoderado de nosotros), y, estaba muy limpio.

Tras comprar las Bintang (cerveza indonesia) necesarias para la travesía de esos días y de conocer al resto de turistas (bueno a Carmen e Isa ya las conocíamos de nuestros primeros días en Ubud donde coincidimos en el mismo hotel, casualidades que tiene la vida), emprendimos rumbo hacia la primera plataforma…

¿Qué son las plataformas? Precisamente y simplemente eso, plataformas de madera en medio de la selva, donde los responsables del parque dejan comida (leche y fruta) a los orangutanes, y éstos acuden tras la llamada que les hacen para darse todo un festín.

Tal vez alguien piense que poco difiere de ver a estos animales en un zoo, pero he decirles que se equivocan.

En primer lugar, porque viven en su propio hábitat.
Segundo, en libertad.
Y tercero, nunca sabes por dónde van aparecer, por los árboles, caminando tranquilamente a tu lado…

Antes de adentrarnos caminando hacia la selva para ver la primera plataforma, pudimos disfrutar de una rica comida en el barco. De hecho, aquí fue donde mejor comí en todo el viaje. La comida estaba deliciosa.HACIA LAS PLATAFORMAS

De las plataformas poco puedo deciros salvo lo que ya he comentado y, que hace mucho calor, por lo que llevar una botella de agua es imprescindible, e ir tapados muy recomendable. De hecho, probablemente tu guía no se cansará de decirlo.

Y bueno, que es una experiencia única el poder observar así, o ser observado por estos animales tan semejantes a nosotros.IMG-20160713-WA0050

Tras visitar la primera plataforma y, pasar aún más calor que el que pase subiendo a Wae Rebo (en este viaje he eliminado un número incontable de toxinas a través del sudor), al llegar de nuevo al barco nos esperaba una rica sorpresa: un batido de kiwi…delicioso.

El resto del día transcurrió tranquilo, tomando el sol en la cubierta del barco (llena de crema y de repelente, por supuesto) y observando simplemente el paisaje que nos rodeaba.

En un momento de nuestro “crucero”, tuvimos la suerte de observar a un grupo de monos narigudos colgados en un árbol muy próximo a la orilla.

MONTAJE NARIGUDOS

Y así, sin apenas darnos cuenta llego la noche y el paseo nocturno para descubrir los “peligros” que habitan en la selva. Creo que lo más peligroso que había ahí esa noche éramos nosotros. No vimos ni una tarántula…pero nos reímos una barbaridad.

Ya de vuelta en el barco, cenamos todos juntos, bueno nosotros 4 y Carmen e Isa.

Y tras la cena, a las 20:30 una ducha y a la cama… y ¿la sobremesa?

Sobre la ducha y el momento de irnos a dormir he de confesar que viví un momento de angustia por culpa de los mosquitos. El baño estaba lleno de ellos, por lo que no me daba mucha confianza ducharme y la cama, a pesar de tener mosquitera estaba rodeada… por lo que me duche rápido, no quería estar mucho rato “desprotegida” y, me eché medio tarro de repelente antes de meterme a la cama, no fuese a colarse alguno conmigo.

Día 18:
Apenas nos costó dormirnos y despertamos sin ninguna picadura. Primera noche a la “intemperie” superada.

Sobre las 7:30 ya estábamos desayunando (ni aquí me libre de madrugar…), pues a las 9 debíamos estar en la segunda plataforma.

Esta visita fue algo más placentera en cuanto al calor, pero no a lo que allí presenciamos…Fue como ver un documental de La2 en vivo y en directo: El poder que el macho alfa ejerce sobre el resto del grupo… Una hembra se atrevió a subir a la plataforma a beber leche mientras el macho aún estaba allí. Cuando éste se dio cuenta de su presencia la agarró como si de un trapo se tratase y…no sé cómo se define esto dentro del mundo animal pero creo que se puede decir que la violó.

MONTAJE ORANGUTANES 2 copia

Tras esta visita volvimos al barco a comer. Sí, es lo que estáis pensando, en esta excursión se come a todas horas… Pues a las 15 debíamos visitar la tercera y última plataforma. La cual, sin duda, fue la mejor.

NAVENGANDO COMIENDO

En esta última zona se encuentran los orangutanes que están más acostumbrados a la presencia del hombre, por lo que es común que te den la mano o que se queden a tu lado apenas a un palmo de ti.MONTAJE ORANGUTANES 3 copia

Y después de nuevo a merendar, navegar, tomar el sol y cenar… Y esa noche, sí, tras la cena tuvimos sobremesa. De hecho lo hablamos con Ary, que los españoles no solemos cenar ni acostarnos tan temprano. Así que esa noche, nos cantó y organizó un divertido (aunque un tanto infantil) juego con parte de la tripulación y nosotros. Nos lo pasamos como niños.

A las 23, caímos rendidos.

Día 19:
A las 9:50, supuestamente, salía nuestro vuelo hacia Jakarta (IDR1.083.200 por persona) Pero sufrimos un retraso de 3h. Ary, se portó genial con nosotros y se quedó prácticamente todo el rato acompañándonos e, intentando solucionar los problemas de alguno de nuestros compañeros que tenían vuelos de conexión que iban a perder. Incluso, de otros españoles que no habían viajado con él esos días.

IMG-20160713-WA0033

Ahí, nos despedimos de Silvia y Yoli, que empezaban ahora su aventura en solitario hacia las islas Karimunjawa. Me dio penita despedirme de ellas y también, he de reconocerlo, cierta envidia. Ellas acababan de empezar sus vacaciones y nosotros ya nos volvíamos para España.

Cerca de las 2 de la tarde aterrizamos en el aeropuerto de Jakarta. Aunque nosotros cogíamos esa misma noche el vuelo de vuelta a España, aún teníamos muchas horas por delante, por lo que decidimos ir con Isa y Carmen hasta su hotel y visitar un poco la ciudad. Tampoco pudimos ver mucho, pero lo poco que vimos nos pareció una ciudad con un estilo mucho más occidental y sin apenas interés. Pero fue mejor que esperar 8h en el aeropuerto.

Día 20:
A las 00:20 del 13 de julio cogimos el avión de vuelta a la rutina.

Y ésto es todo…viajeros. Hasta aquí nuestro recorrido por este maravilloso país.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s